El A B C de las Comisiones de Postulación 2019

2

A principios del 2019 muchos creímos que una vez finalizado el año sabríamos quién sería nuestro próximo presidente, quienes serían nuestros próximos diputados y quiénes administrarían el poder judicial. Sabíamos que los tres poderes del Estado se iban a renovar este año y la importancia de ello. Por ahora, sí sabemos que nuestro presidente electo es Alejandro Giammattei y quiénes son los 160 diputados para el Congreso 2020-2024.  Sin embargo, ante sucesos recientes ya no tenemos la certeza de conocer a quiénes se encargarán de la justicia guatemalteca por los próximos 5 años. ¿Qué ha pasado en los últimos meses con las de comisiones de postulación y por qué su trabajo ha sido suspendido dejándonos con la incógnita de quiénes serán los próximos magistrados de Corte Suprema de Justicia y Corte de Apelaciones? 

El proceso

Las comisiones de postulación empezaron desde un inicio con amparos. El primero presentado por la organización Familiares y Amigos contra la Delincuencia y Secuestro (FADS) debido a la convocatoria prematura del Congreso para integrar las Comisiones de Postulación para la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Corte de Apelaciones (CA). Ya para el 5 de junio, el Congreso volvió a convocar para integrar las comisiones, cumpliendo con el plazo de 3 meses de anticipación que establece la ley.

Junio y julio

Entre junio y julio se llevaron a cabo las elecciones para los distintos grupos de comisionados. Primero se eligieron a los presidentes de cada comisión. Félix Serrano fue electo como presidente de la postuladora de CSJ y Murphy Paiz para la comisión de CA. Luego fue la elección de representantes de Corte de Apelaciones para la Comisión de Postulación de CSJ. Se señalaron irregularidades por que solo hubo una planilla y la elección debía ser por el método de representación de minorías que requiere, más de una planilla. Por eso, el magistrado Noé Ventura Loyo presentó un amparo en julio. Ese mismo mes se llevaron a cabo las elecciones de representantes del Colegio de Abogados (CANG) para ambas comisiones.

Agosto

El 13 de agosto el Congreso de la República dio el banderazo inicial para que comenzara el trabajo de las Comisiones de Postulación al juramentar a sus integrantes. De manera muy eficaz, al lunes siguiente comenzaron su labor para definir qué días se reuniría cada comisión, horarios y cronograma.

Desde el 19 de agosto hasta el 16 de septiembre ambas comisiones se reunieron casi a diario. Trabajando largas jornadas (la más larga de casi 16 horas) y la mayoría haciendo sacrificios para cumplir con la tarea tan importante que se les encomendó a los comisionados. Se aprobaron los instrumentos para evaluar a los candidatos: perfil, tabla de gradación y se llegó hasta la recepción de expedientes sin ningún freno. Todavía no se había resuelto el amparo de Ventura Loyo. Para el 28 de agosto la Fundación Myrna Mack interpuso un amparo ya que las comisiones no solicitaron a cabalidad que el Consejo de la Carrera Judicial enviara los expedientes y evaluaciones de jueces de carrera. Esto para cumplir con lo que estipula la Ley de la Carrera Judicial.

Septiembre

Llegó septiembre y las comisiones continuaron su labor evaluando el cumplimiento de requisitos y aplicando la tabla de gradación a los expedientes de los aspirantes a magistrados. La misma noche en la cual la Comisión de Postulación de CA terminó de ponerle nota a los expedientes que tenían, la Corte de Constitucionalidad (CC) resolvió y amparó al magistrado Noé Ventura Loyo y la Fundación Myrna Mack.

Por ese fallo la Comisión de CSJ debe regresar al principio ya que se deben repetir las elecciones de los 12 representantes de salas de Apelaciones, el consejo de la Carrera Judicial debe evaluar a los jueces y magistrados que quieran ser magistrados y enviarlo a las comisiones por lo que la Comisión de CA se regresa hasta este punto. Eso vislumbra que la Corte de Constitucionalidad actuó cuando ya se sabía qué aspirantes habían sido excluidos y las notas de la tabla de gradación de quienes habían llegado a las últimas fases del proceso.

¿Debían haberse resuelto esos amparos antes?

Actores, tiempos y objetivos

Hay que resaltar tres variables de este proceso: los actores, los tiempos y los objetivos. Los amparos presentados y las resoluciones han puesto a la Corte de Constitucionalidad como uno más de los actores en el proceso de la elección de magistrados; dicho sea de paso, no debería ser de los actores en este proceso, pero se ha vuelto uno importantísimo. Lo resuelto por la CC cambió el panorama cuando faltaba solamente una semana para que las comisiones mandaran las nóminas finales al Congreso. Por ello, los tiempos son cuestionables. Si el amparo que regresa a la Comisión de Postulación de CSJ hasta el comienzo fue presentado en julio, ¿por qué la CC resolvió casi dos meses después?

Los nuevos escenarios

Esto da como resultado una mezcla de escenarios y objetivos: 

  1. Otra oportunidad a más abogados y jueces para postularse o una segunda oportunidad de corregir errores a aquellos cuyos expedientes fueron excluidos. 
  2. Que el trabajo de ambas comisiones se paralice y por ende que las nóminas no estén listas para su presentación antes de la fecha constitucional. 
  3. Que será la próxima legislatura, con un partido mayoritario, quien elija a los magistrados de Corte Suprema de Justicia y Corte de Apelaciones.

Ambos escenarios pueden servir para cumplir intereses particulares que lastiman el camino hacia una justicia limpia. 

Será imposible que el 13 de octubre tengamos nuevos magistrados en Corte Suprema de Justicia y en las Salas de Apelaciones. Por lo tanto, los magistrados actuales estarían extendiéndose en el periodo para el cual fueron nombrados si continúan después del 13 de octubre. ¿Ellos deben renunciar, consultarle de nuevo a la CC o no hacer nada? Si esto pasara en cualquiera de los otros dos poderes del Estado habría más preocupación. Sin embargo parece que a la opinión pública y a la misma Corte de Constitucionalidad (que debe velar por la división de poderes y la periodicidad en los cargos como lo dice la Constitución) no les preocupa tanto. No se debe tomar a la ligera el incumplir con un principio imprescindible como es el de la periodicidad y rotación de los cargos, porque como consecuencia paraliza la justicia en la República. Si se siguen incumpliendo principios republicanos básicos, se podrían incumplir hasta aquellos que protegen nuestros derechos y libertades.

1 Response

Leave a Reply

My New Stories

La justicia en Guatemala